Cómo Recuperar la Memoria de Experiencias Anteriormente Vividas

Antes de comenzar en la tarea de entrar en la regresión o vida pasada, debemos saber o recordar los poderes que mueven nuestra imaginación y la memoria. Es importante saber de antemano que, posiblemente, los recuerdos que experimentamos serán vividos como si se tratase simplemente de estar viendo una película o leyendo un libro, o quizá como cuando están imaginando algo. La memoria subconsciente no hace diferencias, por lo que aceptará como real cualquier evento que recuerde. Así mismo, aquello que se elija aceptar como verdadero hay que permitirle experimentarlo como tal, puesto que usted, como terapeuta o autoterapeuta, esté de acuerdo o no con la veracidad de tales recuerdos.
Algunos investigadores de lo psíquico, desde hipnólogos, psicólogos y hasta psiquiatras han caído en el error, al pretender que a través de la Hipnosis se pueden recuperar experiencias ya vividas, no interesando el tiempo transcurrido, y con total lucidez con el solo hecho de indagar en lo inconsciente de un sujeto bajo los efectos de la hipnosis. En realidad, mucho de esta apreciación es veraz y por tanto guarda total certeza la afirmación. El problema radica que no agregan reglas a la excepción y se dejan llevar confiadamente con lo que la persona bajo hipnosis debela, poniéndolo como razón de verdad, y si en alguna cosa lo inconsciente se caracteriza, cuando se expresa bajo su autonomía sin censura consciente; en tanto que esta se halla desplazada por el influjo del estado hipnótico, es que es dramaturgo, novelista, inventa, fabula; personifica, en fin, y ni que hablar, si se sirve de la facultad parapsicológica y crea prosopopeyas de orden parapsicológicas; donde puede realiza por ejemplo escritos con análoga escritura a una persona de renombre, pintar obras de artes de los artistas más famosos y en cuestión de algunos minutos, sirviéndose de unos algodones sustituyendo los pinceles para imprimir los oleos, personificar a un cirujano y ejecutar una operación; como la extracción de un lipoma, cataratas de los ojos y como material quirúrgico con apenas unas tijeras de uso cotidiano, etc., y todo con total destreza; hablar con el timbre (ventriloquia paranormal) de una ilustre mujer cuando el sujeto es un hombre, en fin, de esto trata la autonomía de lo inconsciente. Por tanto, no sólo lo que procede de lo inconsciente no es razón de verdad, sino que sería la mayor equivocación científica atenerse a dejarse llevar y dar crédito y más aún cuando de conceptos supersticiosos se trata o que se han asociado a hechos reales, como puede ser el fenómeno ovni, probar vidas pasadas, entre otros. A este respecto ilustraremos un caso que en su momento fue de difusión masiva y dio la vuelta al mundo, para luego hacer algunas acotaciones y abocarnos a cómo recuperar verdadera información sobre experiencias ya vividas sin caer en elucubraciones de lo inconsciente.

La memoria de una vida pasada es en realidad el producto de lo que en parapsicología se denomina Pantomnesia, que se define como recuerdo olvidado en lo inconsciente, no perdido, no desaparecido, por ende archivado, donde también se encuentra aquello que hemos percibido no conscientemente. En ocasiones, fragmentos de esa información pueden unirse sin orden ni concierto para crear algo confuso o con sentido, estando el sujeto en situaciones psíquicas especiales, como son los estados alterados de consciencia; trance, sueño, hipnosis, etc.

¿Qué sucede cuando se llega a estar bajo la influencia del estado hipnótico?

Básicamente, la psiquis queda en condición de los procesos inconscientes, en tanto que la consciencia queda como desplazada perdiendo sus capacidades, como es el discernimiento; deliberación, en fin y todo factor del intelecto que devendría a establecer, por ejemplo coherencia ante una respuesta. Lo inconsciente pues, se atenderá a dar respuestas, pero a modo de reacción como mecanismo de resolver la tensión impuesta por la pregunta sugerida, así; fabulará, inventará, teatralizará, dramatizará; compondrá situaciones totalmente inexistentes, etc. Por tanto, lo que procede de lo inconsciente, no merece bajo ningún punto de vista ser tenido en cuenta como prueba de nada a lo cual simplemente se le pueda considerar como de criterio.

Se le puede sugerir a una persona bajo estado hipnótico que es Nerón y fabulara inventando serlo. También, si le dice induciéndole que vaya a una vida próxima pasada, resolverá el conflicto creado por el hipnólogo inventando un personaje inexistente. Personaje que tendrá una familia, con tantos hijos, con un trabajo, que vivirá en una ciudad; etc. Ante este tipo de hechos puede lo inconsciente también servirse de experiencias Pantomnésicas y que por ejemplo se sucedieron en la niñez, que las vio, escucho, o porque por aquel entonces le hubiera gustado ser una persona mayor que había idealizado; también de una película, en fin es tan basto el recurso que posee lo inconsciente para crear e inventar un personaje, como si este se tratara de una vida pasada, que no agotaríamos en miles de páginas las sugerencias. Valgámonos simplemente de los sueños y cómo lo inconsciente se sirve hasta personas, que cuando los recordamos interviniendo en el sueño no sabemos quienes son porque conscientemente no podemos atenernos haberlos conocido, cosa que no quiere decir que no la hayamos visto de manera inconsciente, es decir sin prestar atención y Pantomnésicamente archivado en lo inconsciente. Hacíamos referencia de que algunos investigadores de lo psíquico, psicólogos y hasta psiquiatras caen en error, al pretender que a través de la Hipnosis se pueden recuperar experiencias ya vividas, no interesando el tiempo transcurrido; y con total lucidez, y aprobábamos dichas apreciaciones como que hasta un punto eran ciertas, pero que el problema radica que no agregan reglas a la excepción y se dejan llevar confiadamente con lo que la persona bajo hipnosis debela poniéndolo como razón de verdad, y estimábamos que si de alguna cosa lo inconsciente se caracteriza en tanto cuando se expresa bajo su autonomía sin censura consciente; puesto que se halla desplazada por el influjo del estado hipnótico, y que esto conlleva que lo inconsciente exprese características como de dramaturgo, novelista, inventa; fabula, personifica, en fin, y agregábamos y ni que hablar; si se sirve de la facultad parapsicológica y crea prosopopeyas de orden parapsicológicas, con los dos ejemplos dados se aclara lo expresado por nosotros. El caso presentado trata del uso de la hipnosis para probar vidas pasadas. Este caso se transcribió extensivamente, podrá haberse observado en cómo lo inconsciente va elaborando y llenando lagunas vacías. En un principio o primeras sesiones de hipnosis, los argumentos de las personas eran escasos y las narrativas eran cortas y precisas, sin embargo a medida que las sesiones se iban sucediendo se iban agregando particularidades y situaciones, hasta que por fin terminaron dando cumplimiento a un producto totalmente terminado.
Lejos está esto de concebirse como de recuperar de la memoria experiencias anteriormente vividas, en tanto que cuando se recupera una experiencia y que no ha caído bajo el influjo de la autonomía de lo inconsciente, y por tanto ha sido modificada, esta se recupera de manera textual; es decir tal cual como ocurrió.

“Algunos sujetos no tienen vivencias de vidas pasadas” Puesto que la finalidad de la terapia regresiva es encontrar las causas de problemas, y éstas pueden estar localizadas en la vida actual, algunas personas no tienen experiencias de vidas pasadas durante la regresión hipnótica. Las cosas se deben buscar donde se perdieron (a partir de un número, una calle, un susto, etc.).

 

Para poder hacer esta terapia la persona tiene que ser adulta, al menos mayor de edad y sin ninguna patología psiquiátrica diagnosticada. Está contraindicado para los psicóticos, esquizofrénicos, los que padecen trastorno bipolar, trastorno límite de personalidad, Asperger, epilepsia o las anorexia agudas. También para aquellas personas que han intentado suicidarse recientemente o las que tomen altas dosis de ansiolíticos, neurolépticos o antidepresivos. Porque estas enfermedades se caracterizan por una pérdida de la realidad consciente y una entrada tan profunda en el inconsciente como ofrece la regresión puede cronificar sus síntomas. Pero el resto de las personas si pueden alcanzar la regresión y beneficiarse de ella.

Las vidas pasadas, se crea en la reencarnación o no, son mapas simbólicos de lo que nos sucede en nuestra vida. Y reflejan el Viaje del Héroe, el proceso de individuación (hace referencia al proceso de llegar a ser un individuo, una unidad indivisible en el sentido psicológico, con una individualidad que hace referencia a lo peculiar de uno mismo.) del que hablaba Carl Gustav Jung por el que acercamos quienes nos creemos que somos (“el ego”) a quien realmente somos (“El Si Mismo”). Una vida pasada nos habla de qué ha sucedido con mamá y papá en nuestra infancia que no hemos resuelto, de cómo eso se proyecta en las parejas que elegimos y lo seguimos viviendo con nuestros hijos, amigos y trabajos. También de nuestras sombras y miedos y de nuestros anhelos y de nuestros talentos ocultos.
La regresión a vidas pasadas es una técnica que utiliza la hipnosis o estados de consciencia alterados para recuperar lo que parecen ser recuerdos de vidas o encarnaciones pasadas. La regresión a vidas pasadas suele realizarse ya sea para encaminarse en la búsqueda de una experiencia espiritual personal o para un desarrollo psicoterapéutico.

La Regresión se producirá a la Niñez. Se manifestarán hechos ocultos y olvidados, provocados o no, en la infancia o traumas adolescente… 

Cigaraotuso

Bodega de Esencias

COACHING HOLÍSTICO.TERAPIAS ALTERNATIVAS.HIPNOSIS.TERAPIAS REGRESIVAS.MEDITACIÓN.TANATOLOGÍA.PODCAST.AUDIOTERAPIAS

Deja una respuesta


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.